lunes, 31 de mayo de 2010

Incapacidad Comunicativa

Sí señor, hoy volveremos a marear la perdiz con temas tan estimulantes como ¿Por qué si hay una mínima posibilidad de que un carrito de golf atropelle a una persona yo tengo todas las papeletas?

Es una manera de expresar el gafe que servidor aporreador aquí presente del teclado ha tenido a lo largo de su vida. Las desgracias nunca vienen solas, y cuando estás mal eres un maldito imán que atrae todo el mal fario que habita sobre la faz de la tierra. Por otro lado cuando las cosas funcionan, no hay murciélago, marquesina, adoquín, ornitorrinco, o cefalópodo que pueda contigo. Supongo que el estado de ánimo es un elemento fundamental para entender toda esta suerte de desastres o bagajes positivos que se le presentan a uno.

En mi caso no soy capaz de articular mis pensamientos de manera eficaz. En mi cabeza todo tiene sentido, tiene lógica, es perfecto, pero es abrir la boca y dependiendo del día llego antes o después a donde quiero llegar.

El imbécil de mi hermano mayor sabe jugar perfectamente con eso, sabe llevar las conversaciones hacia lugares en los que me bloqueo, por mucha razón que pueda yo tener la mayor parte de las veces. Aunque con los años procure evitar este tipo de situaciones insufribles, de cuando en vez todavía muerdo el anzuelo y salgo perdiendo; digo esto porque no sólo sufro estas situaciones con él.

¿Es esto tan raro? Es decir ¿Esta incapacidad comunicativa es algo me hace tan común como un negro albino? Igual es que me lo creo mucho y me ocurre como a los adolescentes: creo que mis problemas son únicos en el mundo mundial y que no tienen solución porque nadie me entiende, porque no hay nadie como yo.

Con mi ex en algunos momentos me ha sucedido esto, es decir, yo sabía que algo iba mal, o que ella había hecho algo mal pero de mi puta boca no salían las palabras exactas para hablar de lo sucedido. Este panorama provocaba que no pocas veces yo claudicara, sacando para colmo bandera blanca, para finalmente darle la razón.

Por otro lado aquí servidor presente es un cabezón, y esto que acabo de decir no significa que ella no tuviera razón en un sin fin de situaciones, pero me he sentido un inútil frustrado no pocas veces cuando tenía que haber hablado de determinada manera.

Algún día tendrá que salir la rabia que debo tener almacenada dios sabe dónde, porque no reacciono, y no lo entiendo. Ella por ejemplo lloraba y así en parte se desahogaba, pero ¿Yo qué hago? No lo sé, no sé si esto es bueno, si es malo, si todo va a seguir igual... Lo único que sé es que puede que esta mierda que me está jodiendo desde hace una semana pueda ser un nuevo comienzo para mí. ¿Lo será?

2 comentarios:

Tani dijo...

Si lo es, es algo bueno y nuevo. Lo "bueno" depende de ti, que saques lo mejor de cada etapa de tu vida y eches pa'lante.
Pues no se en dónde radica tu incapacidad comunicativa, yo, mi estimado, te noto bastante fluido.
Un beso

NaoBerlin dijo...

Sí, pero a veces me meto en unos jardines de los que es muy difícil salir. Supongo que tendré que medir más mis palabras en la vida real, es algo que me ha venido a la cabeza ahora mismo a raíz de tu comentario, así que muchas gracias :)

Otro beso.