lunes, 18 de marzo de 2013

NUOOOOOOOOOOO

Ay!!! ahora mismo se acaban de llevar a mi guitarra acústica para grabar un tema para un album, que se me hace pofeshiná la tía sin tocarla yo (que mal ha sonado eso). En fin, hoy habrá un hueco en la cama de al lado y me acordaré de ella... snif, snif.

Ya que hablamos de música, os dejo este vídeo para que sepáis cómo hacer una escala musical con vuestra voz (él dice que para practicar los agudos así que prestadle mucha atención)...

martes, 5 de marzo de 2013

Incertidumbre de mi vida!!!! Te podrías largar a freír churros digo yo, ¿no?

Recuerdo las primeras veces que fui con mi familia a Madrid a ver a mis hermanos cuando estaban estudiando aquí. En cierta manera me daba la sensación de ir casi a un país extranjero, todo era muy diferente con respecto a Galicia, pero sobre todo por el acento de la gente y la manera de ser. Después te haces mayor y aprendes a convivir con ese tipo de cosas, y para colmo acabas viviendo aquí. Pero en fin, no sé si a fuerza de viajar por aquí y por allá uno acaba teniéndole menos respeto a los viajes y, sobre todo, a conocer a gente con una cierta manera de ser y de costumbres distintas a las propias. Para mucha gente ir a Londres ya ni siquiera es viajar al extranjero porque escuchas castellano por todas partes (y más ahora que la gente sale escopetada de aquí porque no hay absolutamente nada), aunque en mi caso ir a Portugal nunca ha significado realmente ir al extranjero, y menos cuando les entiendo perfectamente (por mucho que algunos cazurros se empeñen en decir que gallego y portugués son cosas muy distintas, lo cierto es que la inmensa mayoría de los filólogos a ambos lados del Miño de una manera u otra acaban confesando que 500 años no son suficientes para desgajar una lengua). 

No sé si en los próximos meses me voy a tener que mover bastante, pero lo cierto es que a pesar de no tener muchas ganas es una necesidad imperiosa, pero hoy en día tengo la sensación de que no encuentro acomodo en ningún lado, que solamente me siento bien conmigo mismo. No quiero decir que me lleve a matar con nadie, por fortuna no (aunque mi profesor de alemán me está demostrando que es cierto eso de que los germanos son absolutamente unos cabeza cuadradas, pero en fin cada uno es como es), pero lo cierto es que no tengo ganas tampoco de empezar a trabajar donde Cristo perdió en los clavos y luego no poder volver, o solamente volver de visita. Pero cuando te das cuenta de que eres bueno en algo, de que de verdad vales para hacer algo, es muy difícil mandar a paseo ciertas cosas. 

Quiero decir, igual hubiera sido mejor que desde 2007 me hubiera dedicado a opositar, o a trabajar en un colegio privado o lo que fuera, pero igual me hubiera sentido el ser más frustrado del universo (como un tío mío, por cierto). Pero la cuestión es ¿merece la pena trabajar tanto para igual comerte los mocos? Siempre he sido de apuestas arriesgadas, aunque al final me salieran mal pero no me arrepiento tampoco. He perdido autobuses por confiarme, pero he cogido otros que cualquier persona me hubiera llamado trastornado simplemente por el hecho de intentar llegar a la estación. Es un ejemplo un poco chusco pero refleja totalmente lo que soy y como soy. Lo que pretendo decir es que a veces tengo una mala suerte increíble, y otras una suerte que roza lo delirante.

Estoy contento por un lado pero desorientado por otro, y es jodido poder hablar de estas cosas con nadie, porque realmente poca gente entiende de qué va el tema, o ver por dónde quiero ir. Siempre he intentado ir un poco de salvavidas por ahí con cierta gente que sentía que necesitaba ayuda, pero ahora no estaría mal que alguien ya no que me salvara la mía, si no que me echara un cable en esto, pero quizás nadie puede hacerlo excepto yo, o sí, nooooooo lo sé.

Vaya, quería hablar sobre otras cosas pero el asunto ha derivado por otros derroteros inesperados, aunque por otro lado lógicos. Lo cierto es que quería poner esta canción de Donovan con algo de texto para que no quedara sosa, y ya veis.



En fin, disculpad el coñazo.