miércoles, 4 de abril de 2012

Ey, qué haces tú por aquí?


El otro día comí con mi familia por primera vez en siglos, cosas de estar fuera; llegué tarde, esa es una marca de la casa (mía), me senté en la cabecera y vi a mi sobrino pequeño de dos añitos que estaba sentado unas cuantas sillas más allá de la mía. Él todavía no me había visto, llegué y le saludé por la espalda haciendo el típico juego de esconderme después de tocarle la espalda con mi dedo índice; cuando me vió empezó a decir "Tati!!!" (Santi, a su manera) como incrédulamente, como diciendo "Ey, estás aquí!!!". Bueno, este tipo de cosas son las que le alegran a uno el día :)

5 comentarios:

dEsoRdeN dijo...

Poco contacto con mi familia (más allá de mis padres), y bastante impuntual: dos rasgos que compartimos, veo... XD

Pio dijo...

En mi caso, hay contacto si o si con todo el mundo, ¬¬
Que mono tu sobri!! es que los niños son tan sorprendentes, y una pena que perdamos eso con el tiempo

NaoBerlin dijo...

Bueno en mi caso es por temporadas, hay temporadas que no tengo ganas de estar con mi familia y otras que me encanta, pero el hecho de ir a ver a mis sobrinos ayuda mucho.

Pues sí Pío, yo en ciertas cosas sigo siendo inocente, pero hasta hace relativamente lo seguía siendo y todavía hecho de menos esa característica, pero es la putada de hacerse mayor, hay que curtirse emocionalmente.

Ruby Woo dijo...

Lo mejor de volver a casa y asomar la cabeza de vez en cuando por el núcleo familiar siempre son los niños. Yo me lo paso pipa con mis primicas, lástima que vayan creciendo y prefieran irse al cine con sus amigas que estar con su prima viejunta :(

NaoBerlin dijo...

Con mi familia hay momentos de todos los colores, pero creo que lo mejor es vernos entre pausas más o menos prolongadas, también es normal. Quizás dentro de no mucho me pase lo mismo con mi sobrina la mayor. Bueno es lo que hay mujer, tienes que entenderlas, cuando teníamos su edad hacíamos lo mismo. De todas formas siempre hay tiempo para todo.