martes, 1 de abril de 2014

Las esencias

Es curioso darse cuenta que uno ha vivido más a su bola quizás más incluso de lo aconsejable, aunque tampoco me gusta socializar con gente con la que no me siento a gusto; de todas formas hasta con la gente que aprecio me suelo sentir en cierto grado incómodo no pocas veces. Quiero decir, aún hoy en día, a la edad que tengo, me estoy empezando a dar realmente cuenta de la cantidad de detalles insignificantes que son importantes para ciertas personas, y que para ti, pues... Hay gente que no soporta a las personas que suelen llegar tarde, o a lo que tienen una dinámica de trabajo más anárquica que la suya. También puede haber gente que a base de hacer ciertas concesiones, que igual para ti no lo son, considera esos detalles realmente importantes, de manera que si tu no te das cuenta del esfuerzo que supone para esa persona, ciertamente un día explotarán y tú estarás más en fuera de juego que otra cosa (aunque también he de decir que yo he estado al otro lado). De todas formas también desearías ser entendido, pero si todos tuviéramos la comprensión necesaria quizás nadie tendría problemas en este mundo.

Hay gente que puede ser más empática en ciertos aspectos que en otros (yo, por ejemplo), de manera que igual, en ciertas situaciones, no se da cuenta de esos detalles no por mal, sino porque vive su vida en parámetros diferentes (y hay gente a la que se la sopla lo que hagas y viceversa) a los suyos. Yo tiendo a ir bastante a mi bola, no me suelo mojar por algo hasta comprobar que realmente valga la pena. Eso tiene una parte buena y otra parte mala. La buena, te fías de tu intuición y "normalmente" no suele fallar, aunque otras veces igual te estás perdiendo ciertas experiencias por ese afán esencialista de las cosas. Así que como siempre la virtud está en el medio. Es como cuando buscas algo extremadamente perfecto, porque estás convencido de que existe, o mejor dicho, algo que realmente te gusta, hace que a la vez descuides otros aspectos que si bien igual no se amoldan a ti, si te pueden aportan cosas que seguramente no debas desdeñar. No estoy diciendo que se deba renunciar a ciertos anhelos, solamente digo que a veces nos equivocamos con la dirección que tomamos, y dejamos de hacer ciertas cosas que pueden ser enriquecedoras.

Lamentarse toda la puta vida de las cosas no es una buena actitud, incluso cuando estás realmente puteado. Puedes lamentarte, sí, estar triste, sí, pero lo importante es intentar remediar ésa situación, de la manera que sea, y siempre es mejor con ayuda, por supuesto, pero no te puedes quedar parado...

Sé que es un poco extraño todo lo que he escrito, son como apuntes sueltos de un diario escritos para mí mismo. Lo único que puedo decir es que intentaré moverme más en esta vida.

Hala, sed buenos.

3 comentarios:

Cé. dijo...

Cada uno tiene sus manías, pero está claro que la gente se entiende hablando. Si alguien te incomoda, o algo lo hace, lo mejor es qe lo digas (Sobre todo si aprecias a esa persona).

Pio dijo...

Eres una chica??? jajajja, fuera bromas, no sé que comentarte la verdad, somos muy complejos y cedemos poco o mucho según desde donde se vea.
Lo importante supongo es la aceptación con uno mismo, porque lo que pienses los demás siempre es secundario

NaoBerlin dijo...

Cé. Bueno, realmente son muchas más cosas pero creo que eso, no es solamente que alguien me pueda incomodar sino que yo pueda ser sin querer el que incomode. Y más cosas, y no te voy a dar la chapa con eso. Hace tiempo si alguien me incomodaba me costaba decírselo, ahora con el tiempo no, y menos mal.

ein? una chica?? Ey, que aquí los de cromosomas XY también tenemos sentimientos :P Y tanto, que somos complejos, y yo ni te cuento.