martes, 19 de agosto de 2014

Soy un "deudor insolvente".


A través del documento y por medio de la prueba documental, el historiador está sometido a lo que un día fue. Tiene una deuda con el pasado, una deuda de reconocimiento con los muertos, que hace de él un deudor insolvente. Se plantea el problema de articular conceptualmente lo que, con el nombre de deuda, no es aún más que un sentimiento

 Ya sabía que era un poco piltrafa Paul Ricoeur, pero gracias por recordármelo :P

9 comentarios:

Ada dijo...

Todas las profesiones tienen sus dilemas éticos y lo sabes, aunque cierto es que conviene, por prudencia y humildad, tenerlo muy presente.

Aparte de esto, me estaba preguntando si has escuchado a FKA Twigs y, en caso afirmativo, qué opinas de ella, porque me la tropecé el otro día en youtube y la verdad es que se está ganando mucho mi atención.

Monja Indignada dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ada dijo...

P.S. (Aunque el vídeo nuevo es una copia flagrante del Power de Kanye West, pero tiene algún otro que me parece, por sí mismo, una auténtica obra de arte)

NaoBerlin dijo...

Bueno, por un lado parece que Ricoeur raja de los historiadores, pero por otro al saber un poco de su pensamiiento lo único que hace es constatar la paradoja del historiador. Estudia el pasado salvo el siglo XX e igual en parte del XIX es imposible; una investigación histórica tiene que tener rigor, pero muchas veces también tiene elementos retóricos que te embelesan al no poder demostrar algo con contundencia. Y sí, eso de decir que lo que nos motiva a estudiar el pasado es un "sentimiento" me parece bastante poético, pero bastante cierto también.

En cuanto a FKA Twigs, me ha pasado una cosa bastante curiosa. Resulta que tocaba en el Primavera, y la tenía apuntada como algo que podría ver después de ver una recomendación y escuchar algún vídeo, aunque por desgracia tocaba el día que más grupos me flipaban y no pudo ser. No he escuchado mucho pero tiene su aquel, y con lo esteta que es no me extraña que te haga tilín además. Por otra parte, es extrañamente guapa, por un lado se podría decir que es algo feucha, pero por otro no. Escúchate a Janelle Monae, (he escuchado su primer disco, pero no el segundo aunque sí algunos singles) que creo que te va a gustar. Biquiños

NaoBerlin dijo...

*Estudiar el pasado con precisión milimétrica salvo el siglo XX e igual en parte del XIX es imposible.

dEsoRdeN dijo...

Historiador, investigador, periodista... todos buscan (o deberían buscar) realidades ocultas para ponerlas a la vista de la masa y que ésta reflexione y se pregunte cosas (si es que la masa es capaz de hacer esas cosas...)

NaoBerlin dijo...

Bufff no es por joder pero has tocado justo la tecla que a los historiadores nos da repelús, poner en una misma frase periodista e historiador :s

La cuestión es que el periodista se debe a un medio que le paga, desde que se "fundó" esa profesión, y esa línea editorial digamos que lo lastra quiera o no quiera. Dentro del gremio de los historiadores muchas veces puteamos a los de contemporánea diciendo que son periodistas, porque muchas veces sus procedimientos se anulan por su ideología, aunque a un buen historiador de contemporánea se le ve de lejos.

Quiero pensar que la función de la historia es más un "ayudarnos a comprendernos a nosotros mismos" que otra cosa, porque cuanto más lejano sea el pasado lo cierto es que resulta casi imposible llegar a conclusiones 100% certeras. Por eso creo que ésa es la función de la historia, y por eso tiene razón Ricoeur cuando dice que lo que nos hace investigar sobre el pasado es un sentimiento.

dEsoRdeN dijo...

Periodistas e historiadores buscan 'verdades' (o deberían, vamos). Y cada uno es bien libre de rechazar o intentar saltar los lastres que le quieran imponer. También hay free-lances, periodistas que van por libre, y los que lo hacen por puro instinto y vocación (y más ahora, con la enorme libertad que suponen las redes sociales). Son minoría, cierto, pero supongo que con los historiadores también debe pasar algo similar. Y desde el momento en que los historiadores son, ante todo, personas con sus propias convicciones e ideologías, eso también puede actuar como lastre o interferencia a su tarea. En cualquier caso, creo que un periodista de raza también actúa por sentimiento, y por una voluntad de justicia o servicio social, sea en el ámbito que sea

NaoBerlin dijo...

Ya, pero la historia no se financia por medio de una empresa que tiene X intereses y que le interesan X cosas. Un historiador serio tiene más facilidades para ser independiente que un periodista. Hay buenos periodistas de investigación, pero su ideología normalmente les hace ser más o menos tendenciosos. El historiador contemporáneo, el de nuestra época, es posible que en ciertos casos pueda incidir en un error similar, pero tiene la libertad de no estar financiado por un medio privado con unos intereses concretos (lo que viene siendo la libertad de cátedra). Sabe que tiene que inhibirse de su ideología para ser objetivo, y eso se la suele pelar a tanto los periodistas buenos como a los malos donde lo que prima es su ideología (ellos tienen que argumentar para convencerte de que su ideología es más buena que la de los "otros"). Y ya desde luego el historiador de otras épocas anteriores a la nuestra (moderna, medieval, o antigua), al tener una distancia temporal más acusada, puede ser más objetivo, sin duda. Cuanta más distancia temporal es más sencillo tender al objetivismo. El periodista vive el presente, y en el caso de que bucee en el pasado lo hará en relación con algo que le interese relacionado con el presente. El historiador no tiene que hacer esa mediación, por el contrario.