lunes, 25 de abril de 2016

Mundo viejuno

Uno se va dando cuenta del paso del tiempo cuando vuelve a lugares en los que ha sido feliz y de pronto se da cuenta que ya nada es como era, que todo ha cambiado de alguna manera, o evolucionado. Y es que uno se queda en que tiene veintipico (desde mi punto de vista el momento en que quizás mejor te lo pasas) y en fin esa edad nunca volverá. Ya no eres tan inocente, la vida te ha dado unos cuantos palos, y ya sabes unas cuantas cosas, lo que no impide que tus míticas taras se mantengan casi intactas.

Con la gente a veces pasa igual. Por un lado puedes pensar en ese buen amigo de la infancia que después al haceros adolescentes pues... las cosas cambian y cada uno escoge un camina casi opuesto al del otro. Y por otro por supuesto el gran ejemplo que a todo el mundo le viene a la cabeza es el de tus ex, o tu ex. Habrás pasado momentos intensisimos, pasionales, y de amor fraternal, pero de pronto poco a poco todo cambia, cada uno tira para un lado y sucede lo que tiene que suceder, ¡catacroquer! (que decían los chanantes en sus buenos tiempos); todo se va a la mierda.

Con los amigos de etapas posteriores a la infancia puede pasar lo mismo. Cada uno sabe lo que tiene encima y en fin, las cosas cambian y cada uno hace su vida por otro lado. Personalmente puedo decir que mantengo contacto con prácticamente toda la gente que me importaba de mi etapa universitaria, pero hoy la verdad me he dado cuenta que con una de ellas (que tiene una historia bastante complicada), curiosamente con la que menos contacto mantenía, ya no tengo tanto que ver por circunstancias. La verdad es que me da pena, pero nunca he sido amigo de forzar situaciones. Le deseo lo mejor porque es muy buena gente, pero en fin supongo que cada uno seguirá su camino, como hasta ahora realmente. No ha habido malos rollos en absoluto pero en fin, a veces cuando llevas bastante tiempo desconectado de ciertas personas pasan estas cosas.

Supongo que este tipo de cosas van anexas al pack de hacerse mayor. Tanto anhelar llegar a ese "status" cuando eres un adolescente con las hormonas alteradas que después desearías que el reloj se detuviese, o por lo menos que no fuese tan rápido. Nunca me obsesionaré tanto como Robert Smith con el paso del tiempo, pero es inevitable sentir nostalgia, y yo de por sí ya soy algo nostálgico.

5 comentarios:

dEsoRdeN dijo...

Me aterra el paso del tiempo, y es algo que he tenido muy presente en los últimos años. No soporto que me caduquen felicidades pasadas, ni que haya cosas que cambien a peor. No es justo, como nada en este mundo

Pecas dijo...

Ay la vida... de másjóvenes nostálgicos de nuestro futuro y de notanjóvenes nostálgicos de verdad. Pero bueno, no hay que olvidar los buenos momentos presentes, que ahí están, aunque a veces nos cueste verlos :)

NaoBerlin dijo...

mmm bueno Desorden, lo que pasa es que uno evoluciona y a veces pues la gente va en otra dirección a la tuya y viceversa. Lo fundamental es estar tranquilo con uno mismo, lo demás son etapas.

Pues sí Pecas, eso intento con el presente y no comerme tanto la cabeza xD

Castaña dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Castaña dijo...

A propósito del paso del tiempo, esta entrada tuya ya va a cumplir 1 año... ¿qué significa eso? Pues no sé. Justamente hace poco escribí un post sobre lo mismo, porque me obsesiona el paso del tiempo, no por lo obvio, sino que porque es realmente un misterio. Es y no es a la vez. Y bueno, pasé por aquí y quise comentarlo... aunque sea tanto tiempo después. ;)