martes, 17 de septiembre de 2013

Ahí va una chapa sobre los toros...

Vamos a tocar un tema espinoso, en primer lugar porque voy a intentar mostrar una posición neutral pero más cercana quizás a la que está en contra de las corridas de toros. Pues sí, vamos a hablar de toros, de la fiesta "nacional", de algo tan cañí que precisamente por ser tan cañí está tan alejado de mí (y sin haberlo planeado me ha salido un pareado). ¿Por qué? Porque soy gallego, por tanto atlántico, y todo lo cañí me resulta extraño. Por otra parte sí, es cierto, aunque haya gente que le parecerá un pensamiento obtuso, retrógrado, no acorde con el siglo XXI (un siglo en el que tanta y tanta gente en América, África, Asia, y mismo en partes de Europa, sigue viviendo en la más absoluta pobreza, y en muchos casos alejados de las nuevas tecnologías y "avances" que nos ofrece la ciencia moderna); me siento más gallego que español, sí, es algo que ya he dicho hace tiempo, y en lo que no me gusta insistir porque es un sentimiento que tengo como vosotros podéis tener otro (qué queréis que os diga, los pelos se me ponen como escarpias escuchando el himno gallego, y cuando suena el español la verdad es que no), y tampoco es cuestión de dar la tabarra a la gente con eso porque cada uno tiene su forma de pensar y de sentir (y eso que vivo muy a gusto en Madrid, con lo cual soy poco sospechoso de ser alguien cerrado). Para colmo voto a partidos de izquierda (es decir no voto ni a PP ni a PSOE). Todo lo que he dicho no lo he dicho por decir, sino para desterrar cualquier tipo de prejuicios sobre la opinión que voy a mostrar.

En fin, vivimos en una sociedad en la que cada vez hay más gente que por voluntad propia, se está haciendo vegana (para los pocos incautos que no lo sepáis qué es esto, resulta que es no comer absolutamente nada que provenga de los animales; los vegetarianos de toda la vida son llamados por esta gente como "ovolacteovegetarianos"). En parte esto es una moda, en parte hay mucha gente que se ha concienciado con el maltrato animal y ha decidido basar su dieta en productos vegetales. Respecto absoluto, faltaría más.

Lo que no respeto, es precisamente el talibanismo de ciertos sectores que hablan con desprecio de la gente que basa su dieta en carne, pescado, frutas... diciendo que es algo antinatural. ¿Antinatural? Perdona, pero eso es más falso que un billete de 150. Deberías saber, que el hecho de que los primeros homínidos desarrollaran de manera tan portentosa su cerebro fue debido a la cocción de la carne, y eso es algo absolutamente aceptado por la comunidad científica. Somos animales, así de claro, animales, y hemos evolucionado desde los primeros tiempos de ser unos carroñeros (eso implica comer carne) a ser cazadores-recolectores, y posteriormente, agricultores y ganaderos. No se pueden negar tantos y tantos años de evolución, es tan simple como que el pez chico sucumbe ante el grande, punto pelota, es así. "¡Eres un insensible!", puede pensar alguien; no, estoy intentado ser 100% racional. No hacemos nada que no haga cualquier animal omnívoro o carnívoro. ¿Son insensibles los leones? "Son animales, no es lo mismo", vamos, que te crees muy superior a ellos...

Otra cosa es, que el mantener una industria alimenticia como la que mantenemos, agota los recursos del mar y de la tierra ¿Por qué? Porque somos demasiados, nos hemos convertido en una especie de plaga que todo lo devbora porque no tenemos a ningún depredador por encima excepto las enfermedades (el día que sepan cómo acabar con el cáncer podría ser el comienzo del fin del mundo; aunque los virus y las bacterias siempre se acaban volviendo más fuertes). Es decir, apoyo cien por cien cualquier tipo de consumo responsable de los recursos que sea más racional y no indiscriminado; las empresas que solamente piensan en sus beneficios sin atenerse a ningún tipo de ética provocan por ejemplo que se estén casi exterminando a los atunes, que se tiren vivos a los tiburones sin sus aletas mientras se desangran, etc, etc, etc... Parece ser que se ha descubierto cómo reproducir en laboratorio carne de vacuno a partir de células madre (sí, esas mismas que dice la iglesia que se ven pero no se tocan) y eso ha hecho que muchos veganos incluso, se planteen una posible vuelta a la carne si este intento tiene éxito.

De todas formas ¿Qué significaría todo esto? Pues en gran medida un desarraigo mayor con el medio. Mucha gente se siente más que extraña en el campo, o siente miedo de ciertos animales, y eso es bastante sintomático de hacia dónde caminamos. ¿Qué representan los toros? Precisamente esa parte de nuestro ser ancestral anclada a la supervivencia (sí que es cierto que la carne de toro que se come viene de las corridas), a la relación de hombre y animal que casi siempre deriva en respeto (aunque parezca mentira los toreros piensan que sienten un profundo respeto por ese animal, a su manera claro está pero así lo sentían los antiguos). Es decir, te mato porque tengo que comer, pero a la vez te venero. Por eso las pinturas más impresionantes de la cueva de Altamira están dedicadas a los bisontes, que son representados como una divinidad. Es decir, el hombre antiguo no solía ser sádico con los animales que mataba, los mataba por necesidad, no por sadismo. El problema estriba cuando este tipo de eventos que se pierden en la noche de los tiempos también se desarraiga y se convierte en un simple y mero negocio. Se suele contar que los animales son drogados para aplacar así que salgan con toda su fuerza y se lleven por delante al torero (no sé si es cierto), además de crearse un negocio que me inspira más bien poca confianza. 

Para colmo de males, si ya sumamos que los toros son una parte inseparable de la derecha y de gran parte del nacionalismo español, eso produce en mucha gente una sensación repugnante que lo único que hace es ver en este "espectáculo" algo rancio. En Cataluña se prohibieron los toros democráticamente, pero por contra no se legisló en contra de otras prácticas como los correbous que son francamente indignantes, con lo cual lo que se palpa es una lucha de egos entre dos nacionalismos; para colmo el gobierno quería echar más madera intentando declarar a la fiesta "nacional" patrimonio nacional, o no sé qué gilipollez... Lo curioso es que Canarias también prohibió en su día los toros porque no iba ni Perry a verlos y no se montó la que se montó... Y en Galicia la única ciudad que tiene plaza de toros es Pontevedra, curiosamente un sitio en el que tiene una base la marina, y frecuentemente ha llegado mucha gente de toda España a instalarse allí. Después también tenemos la paletada de Coruña en un multiusos pero ahí sí que no va ni dios... pero en fin, en Coruña siempre ha habido mucho quiero y no puedo nacionalista español. Y ahí está otro de los problemas ¿ESTOS EVENTOS SE PAGAN CON LOS IMPUESTOS? Aunque no vaya ni el tato como en Coruña... (no digáis jamás "La" Coruña si no queréis que me reviente un tímpano por favor :s)

No sé si acabará alguna vez con esta tradición ancestral, lo único que sé es que el hecho de que el hombre se haya desarraigado de su entorno natural, viviendo aislado entre el cemento lo que provoca es precisamente que nos planteemos ciertos temas éticos que antes no nos planteábamos, sencillamene por pura subsistencia, y eso no nos hace mejores que los antiguos que en muchos casos eran más sabios que nosotros, y por otra parte, tampoco somos tan diferentes, porque la historia no es un eterno caminar hacia el progreso, en parte es un poco como la economía...



Puede que alguna vez se prohíba matar a los toros en las corridas como en Francia y Portugal, pero lo que sí es para empezar a repartir guantazos es lo del Toro de la Vega. ¿Qué coño ha hecho el pobre animal para ser perseguido por una horda de fanáticos mientras lo lancean? Seguro que ninguno de los "valientes" que lo persiguen se enfrentarían solos contra ellos. Pero claro, tú quítale a Tordesillas el Toro de la Vega y ya verás como no repites de alcalde en tu puta vida. A ver si tienen los huevos de los recortadores, que a pesar de estar zumbadísimos no maltratan al animal, y lo único que hacen son acrobacias frente al toro, al igual que se hacían hace más de tres mil setecientos años en Creta.

Perdón por la chapa, pero tenía que soltarlo.

10 comentarios:

dEsoRdeN dijo...

Respeto el veganismo, aunque no acabo de entender algunos de sus argumentos: al fin y al cabo, los vegetales también son seres vivos... comer carne es lo más natural del mundo, y los que no quieran hacerlo deberían respetar a los que sí queremos. Y lo de corridas y demás fiestas similares me parece una barbaridad. Tienes razón en lo de la incoherencia de prohibición de toros y no de correbous en Catalunya: seguramente hay tanto o más politiqueo que convicción real en esa decisión.

Pecas dijo...

Aplaudo esta entrada.
A mí es un tema que me quema mucho, y no quiero ponerme aquí a hablar porque no acabo xD pero el otro día vi un tweet que decía:
- El Toro de la Vega es una salvajada.
- Pero si el animal vive hasta entonces como un rey.
- Por esa regla de tres torturemos a un Borbón.

Es que yo no entiendo como alguien puede sentirse orgulloso de una "tradición" así.
Para mí es tan difícil sentirme orgullosa de este país...
Un beso!

NaoBerlin dijo...

Pues Desorden, la novia de un amigo, a la que tengo mucho aprecio entre otras cosas porque es muy maja (y no lo digo porque igual lea mi blog, porque de hecho no sabe ni que existe), tiene un defecto enooooooooooooorme; es una radical vegana, total, pero bueno de todo lo que tenga que ver con los animales en realidad. Es muy buena gente, pero cuando se ciega con el tema no hay tu tía y no atiende a razones (todos tenemos cosas en las que somos viscerales, es así). Y sí, en las prohibiciones y defensa de los toros hay mucha, mucha, mucha, muchíííííííísima política. Ya te digo, porque era Cataluña, que cuando pasó en Canarias nadie se alteró...

Pues celebro que te haya gustado Pecas :)

Yo puedo incluso entender que haya gente que le gusten los toros, pero lo del Toro de la Vega es una cobardía (creo que hasta hay toreros que les repugna, así que flipa). A ver si tuvieran huevos de ponerse con la lancita uno solo de esa panda tarados delante del animal.

JAJAJAJAJAJAJA, lo de los Borbones me ha matao (nunca mejor dicho xDDD).

Bueno, dicen que cuando te vas fuera de aquí aprendes a constatar las virtudes de dónde vives, pero sí que es cierto que hay cosas que son para agachar la cabeza y largarse pitando. Concretamente en Ourense con Baltar y cia y el caciquismo puessss qué quieres que te diga hija mía... (lo de Galicia tiene tela...).

Biquiños.

Cé. dijo...

Hombre, claramente una planta es un ser vivo, pero no tiene absolutamente nada que ver con un animal, no es lo mismo comerse una coliflor que un ternero XD.
Al final la base está en el respeto. Hay que entender que cada persona tiene unos motivos a la hora de decir qué cosas come y qué no. Se puede estar perfectamente sano siendo vegano, por supuesto, pero también entran en juego las circunstancias personales y económicas, el estilo de vida y otros muchos factores, y hay quien lo tiene más "difícil".
De todos modos, una cosa es matar un animal para comérselo y otra muy diferente las corridas de toros. Eso es una salvajada, inhumano, y muy triste que nos "represente" una tradición así. Recuerdo en la época hotmail un correo en cadena con fotos de lo que les hacían a los toros antes de sacarlos a la pista, fue una de las cosas más desagradables que he visto nunca. Y con eso sí que soy radical. Me dan asco las corridas de toros y los que disfrutan de ellas.

Pio dijo...

Muy de acuerdo con lo que has comentado. A mi las corridas de toros ni me gustan ni me disgustan, si la dejasemos tranquila la tradición acabaría por desaparecer, como muchas otras, pero es un símbolo rancio de cierta política. Por el mediterraneo es muy típico el toro enbolado y demás, que nunca le he visto la gracia al asunto y si los recortadores son valientes, más bitoreados que los toreros por aquí.

Y lo de ser vegano.... es que soy muy carnívora y no me meto, cada cual con lo suyo, son muy radicales, pero tampoco es muy aconsejable comer solo ciertas cosas quien sabe..

NaoBerlin dijo...

Cé, precisamente, el respeto es la base de todo. Yo lo que pienso sobre las corridas es que son una parte de nuestro ser que está ahí, es decir; la relación entre animal bravo y hombre durante siglos se ha desarrollado de esa manera; lo curioso de todo es que el animal a pesar de ser asesinado es como una especie de ser reverenciado. De todas formas hoy en día los toros son un "espectáculo" en el que los animales son medio atontados al principio y en fin, es un evento que rezuma facherío y un aroma muy muy rancio (una cosa que se suele decir es que cuando el toro no tiene inteligencia y sólo enviste de una manera entonces es un animal bravo, y si es listo y va a hacer daño es un cabrón; joder, el tío si le tocas las pelotas pues irá a hacer daño, la culpa es del torero por ponerse delante). Por eso decía que mi opinión intentaba ser neutral; hoy en día nuestra sociedad va cambiando y cada vez somos más los que esta tradición nos resulta extraña (porque vengo de una tierra con 0 tradición a eso) o incluso repulsiva, como os pasa a muchos. Sin duda todo va cambiando, y habrá cosas en que nuestra sociedad sea mejor que antes y otras en las que seamos horribles en comparación con cómo éramos antes. No sé si me he explicado bien, creo que no :/

Pío, yo también creo que las corridas de toros se irán muriendo solas, y no por la acción de los veganos ni de los de igualdad animal, sino por desarraigo. Lo más parecido que tenemos en Galicia con las cosas que hacéis en el mediterráneo y en la meseta es A Festa do Boi de Allariz, pero vamos que lo único que hacen es llevar a un buey por un recorrido. Fuera de eso no hay nada más y al ser un buey y no un toro el animal no tiene tanto peligro y no se le maltrata.

Lo del veganismo lo respeo, pero bueno tienen que tomarse muchos complementos para tener una dieta equilibrada.

Ada dijo...

Hay gente que opina que a rapa das bestas es inhumana...
En todo caso, la Mariló Montero dijo el otro día que al toro de La Vega no se agredía y yo respeto mucho esa opinión viniendo de alguien cuyo mayor temor es que se le contagie la maldad si le hacen un trasplante de algún órgano de un criminal.

NaoBerlin dijo...

Yo siempre pensé que en vez de maldad quería decir que alguien le contagiara la gilipollez... si fuera así ya es demasiado tarde; de todas formas así se explicarían muchas cosas que salen de su pico de oro... En fin, se casó en su día con Carlos Herrera, eso no dice mucho a favor de su inteligencia (tonta ella y tonto él).

Pez en un Carrousel dijo...

Hey.
Soy española, igual que tú. Soy gallega, igual que tú. Me ha encantado encontrarte y poder leerte. Comparto tus pensamientos. Orgullosa, siento predilección por mil cosas que podría mencionarte respecto de estas tierras.
Sin más.
Soy gallega y soy carnívora. Pobres animales. Es cierto, me siento consternada al pensar como puede pensar un vegetariano. Pero por dios, ¿Cómo sobrevivir sin todo lo que nos aporta, hm, voy a decirlo, no debería, una deliciosa y grasienta hamburguesa? Bueno, sin hamburguesa podríamos vivir, no deja de ser insana. Pero ya me entiendes.
Tal vez convirtiéndonos en vegetarianos salvásemos el mundo.

No. Ni de coña.

De acuerdo a la responsabilidad con el medioambiente, pues, qué decir. Culpa del sistema jurídico por no endurecer este tipo de actividades indiscriminadas.

"a partir de células madre (sí, esas mismas que dice la iglesia que se ven pero no se tocan)" Touché.

¿El cáncer? Bueno, considero que si encuentran la cura del cáncer no será el fin del mundo. Siempre habrá alguna otra enfermedad para torturarnos. No hablo de conspiraciones farmacéuticas. Bueno, no se sabe.

De los toros, ni hablar. Me da lástima a veces pertenecer a esta sociedad que se divierte hiriendo a seres vivos. Una cosa es comer para sobrevivir. Otra cosa es matar para reír.

Muy crítico. Muy tuyo. Me encantas.


Miss Carrousel.

NaoBerlin dijo...

Bienvenida Miss Carrousel. Es un tema con muchas aristas, pero en fin, no creo que nos volvamos todos vegetarianos la verdad. En cuanto a los toros, creo que con cada generación que pase cada vez estará más desarraigado, salvo quizás en Andalucía.