sábado, 10 de septiembre de 2011

Anna Calvi...

No soy yo consciente de estar salido, lo digo por mis últimos posts, pero en fin creo que pocas veces he encontrado de una manera tan clara esta mezcla entre belleza y sensualidad. Para algunos sólo auditiva, para otros visual y auditiva...


PD: Para variar, me gusta mucho más su versión que la original de Leonard Cohen.

12 comentarios:

Pio dijo...

a mi no me llega a gustar del todo la canción, prefiero la de cohen

Ruby Woo dijo...

Sublime la canción, sublime Anna Calvi y sublime su disco, que es uno de los mejores del año.

dEsoRdeN dijo...

el otro día me bajé el disco por sugerencia de Reina Roja, y me ha encantado. Lo que no sabía es que fuera tan sexy, la Calvi...

NaoBerlin dijo...

A mí es que el amigo Leonardo me parece bastante plasta, ya sé que decir esto es un anatema porque a casi todos los artistas que de verdad me gustan les encanta, como ella, pero en fin...

Es el único disco de los que me gusta este año que le puede hacer sombra a Pj este año. Es la leche esta mujer, a mi me tiene enamoradito perdío xD

Ay desorden, si ella quisiese lo que le haría yo, pero claro bien pensado ni siquiera me conoce xD

Pio dijo...

debo ser rara pero Cohen tampoco me hace pero entre las dos versiones mejor la del hombree

NaoBerlin dijo...

A ver Pio, para gustos colores mujer :)

Pio dijo...

Que coincidencia, viene a Valencia el sábado de concierto en la sala Wah wah XD

NaoBerlin dijo...

Joer, pues vete por mí malandrina xD Ni a Madrid ni a Ourense viene, manda carallo... :/

Pio dijo...

Ainss pues no puedo, sino te hacia la retrasmisión jejje. Parece ser que VCL está de moda musical porque entre sept y oct viene un montón de gente a dar conciertos

dEsoRdeN dijo...

Tocó el viernes en Barna... y yo en Madrid! :(

Myowndisaster dijo...

mmm...gran descubrimiento

NaoBerlin dijo...

Yo por lo que sé Ruby ha ido a verla, así que podríamos cabrearnos por envidia cordialmente con ella... ¬¬

Myowndisaster, me alegro de haberte ayudado a escuchar a esta mujer, porque merece la pena.