martes, 23 de noviembre de 2010

Lisa Gerrard-The Host of Seraphim


Musicalmente en estos últimos tiempos pocas cosas me están sorprendiendo, ya sé que comentar esto resulta bastante pretencioso pero lo cierto es que lo siento así, de esta manera. Suelo intentar escuchar todo tipo de música, desde la música clásica, pasando por el folk, indie, rock en todas sus variantes...

Cuando encuentro alguna pieza increíble para mí es casi como tocar el cielo, puedo pasar tiempo, tiempo, tiempo y más tiempo escuchando esa canción una y otra vez; las más afortunadas resisten el paso del tiempo, las menos desaparecen ayudadas algunas veces por el alcohol, otras por el olvido sin más. En esta ocasión ha sido, ha vuelto a ser, Dead Can Dance y la catárquica voz de Lisa Gerrard quien ha obrado el milagro.

No me voy a entretener en contaros detalles sobre el grupo, aunque los facilito, lo único que puedo decir es que quizás este dúo haya hecho la mejor fusión musical entre oriente próximo y occidente jamás realizada, y eso que fueron y siguen considerándose como un grupo de culto gótico.

Alguna vez se ha comparado a Lisa Gerrard con cantantes árabes, como la monja maronita libanesa Marie Keyrouz, pero ella transciende mucho más que eso alcanzando algunas veces unos registros graves que ya quisieran para sí muchos hombres, a la par que consigue otros más que agudos; y eso que la libanesa también es increíble. Añadiría otro dato importante, no sólo han estudiado la música tradicional del mundo musulmán y cristiano oriental, también la música renacentista, medieval, y la new wave, sin perder su identidad en cada uno de estos géneros.

Conclusión: si la escucháis comprenderéis que esta mujer no es de este mundo, en sus conciertos no hay trampa ni cartón ya que canta esas notas endiabladas con una facilidad pasmosa. Desde mi modesto punto de vista es la mejor cantante femenina que conozco, ya que además de poseer esa angelical, y otras veces diabólica, voz, compone su propia música. Aunque sin duda alguna su mejor etapa fue con Dead Can Dance. Es pura mística encarnada en voz.

Hace algunas semanas me recomendaron un documental, que bien podría ser poesía visual, llamado Baraka, pues incidía mucho en el mundo de las religiones; vamos que profesionalmente me toca. Ya me habían hablado de él con anterioridad, pero desconocía ese dato que me sirviera como acicate y me impulsara a verlo. A lo largo de sus 100 minutos no escucharéis la voz de ningún narrador, ninguna conversación espontánea, sólo onomatopeyas, eso también incluye a la música, y un silencio infinito alternado con una banda sonora espectacular; aunque para gustos colores ya se sabe.

Cuál fue mi sorpresa cuando pasada la mitad de la cinta de pronto comienza a sonar la voz de Lisa Gerrard y... en fin, todavía no tengo palabras, porque tampoco hacen falta.

Si os gusta este video, os encantará el documental.

4 comentarios:

Myowndisaster dijo...

me ha encantado el video, lo publicaré en mi blog (me ha dejado hipnotizada)

voy a ver el documental entero :)

NaoBerlin dijo...

Pues me alegra que te haya gustado, esa era la intención :)

chose dijo...

Hola. Esa canción es una de mis favoritas desde que la escuché en el cine viendo Baraka, xa fai uns anos.
Vi el título donde el desorden y no pude por menos que pincharte.
Volveré.

NaoBerlin dijo...

Aquí todo el mundo es bienvenido, así que pues eso bienvenida. La vista en cine??? Qué envidia, yo de aquellas con mis once añitos estaba pensando en otras cosas xD

La verdad es que Lisa Gerrard es de otro planeta, ayer mismo estuve viendo videos y entrevistas suyas y lo cierto es que es como si estuviera por encima del bien y del mal, no sé como explicarlo. Muchísima gente dice que esta parte es la mas increíble del documental, básicamente por la canción; qué decir que cuando el director escuchó esto lo tuvo a huevo...

Volta cando queiras muller, yo me pegaré un garbeo por tu blog :)