viernes, 24 de diciembre de 2010

Felix Natali Invicti!!!!! Quiero decir, Feliz Navidad: Naoberlin desmontando la navidad.


Cristo representado como Sol con su biga.

Ay la navidad, turrón, compras, atropellos, gente en la rúe a cascoporro, cenas, reunirte con gente que hace tiempo que no ves, mensajes felicitando... y familia, muuuucha familia; bueno, y recuerdos para los que no están, eso es algo obvio.

AVISO: Sino queréis comeros todo este texto id directamente a los últimos seis párrafos.

En fin, no es mi intención joderle la navidad a nadie, así que si alguno de vosotros es creyente lo mejor que podrá hacer es evitar leer lo que viene unas líneas más abajo, o cambiar de blog, de página, o lo que más os plazca.

¿A alguien se le ocurrió pensar el motivo por el que casi coincide el solsticio de invierno y la Navidad? Ante las contundentes pruebas la iglesia prácticamente ha aceptado que la fecha de la navidad no conmemora la fecha exacta del nacimiento de Cristo porque sí amigos de la nave del misterio, que diría ese flipao y entrañable frikie que es Iker Jiménez, la Navidad suplanta una festividad pagana: la del nacimiento del Sol en las culturas de oriente próximo.

Dentro del mundo semita y oriental, si mal no creo, el 25 de diciembre era la fecha del solsticio de invierno, el cuál se caracteriza además de por tener un frio que te cagas y por la caída de las hojas, por el crecimiento de los días y por un descenso en la duración de la noche. Ese día se consideraba que el sol nacía como un niño, o renacía, dando comienzo a una nueva era en la que la oscuridad dejaba de crecer.

Como ya dije anteriormente, para esta gente el tiempo era circular, considerar que el tiempo es lineal en base a nuestra vida humana les parecería una soberana majadería, y un acto cuando menos soberbio. El hombre vive conectado en un mundo que se regenera, algo que se ve en las estaciones, o en el ciclo de la vida (¿O es mentira nuestro cuerpo una vez muerto sirve de alimento para insectos, hongos, e incluso para plantas, que a la vez sirve de alimento para herbívoros, carnívoros, y todo esto a la vez para nosotros?). Por eso para muchos paganos el cristianismo era una religión autista, que se desconectaba de su entorno.

En el mundo antiguo los diferentes pueblos que lo constituyeron vivían con un miedo atroz a la noche, a la oscuridad, porque ese espacio de tiempo era fecundo para la magia y los espíritus diabólicos; por esa razón el amanecer era recibido con gozo y alivio. Por otra parte el mismo Sol tenía que enfrentarse a la oscuridad cada noche y vencer a esos espíritus malignos para regresar al día siguiente desde occidente al oriente. El Sol por tanto era inmortal y garante de la luz como ser psicopompo; es decir, era el ser que daba paso a la eternidad, a la luz eterna.

De todas formas el Sol era un dios de tantos en muchos panteones, en Grecia ni siquiera estaba entre los dioses del Olimpo y más que nada era un titán, y no será hasta que Alejandro conquiste todo el oriente próximo, parte del cáucaso, Afganistán, y Pakistán cuando comiencen a cambiar las cosas. Sus conquistas dieron como resultado un mejunje de creencias entre griegos, egipcios, mesopotamios, sirio/cananeos, hindúes...

Ahí la astrología comenzó a impregnar a todas los cultos de los reinos griegos que surgieron con la caída del Imperio de Alejandro Magno, y posteriormente a Roma. En ese momento se comenzó a fraguar la primacía del Sol como dios principal ya que es el elemento más importante de la astrología.

Sol era realmente todos los dioses a la vez, henoteísmo, aunque se seguían venerando todos los cultos de igual manera. Por ser capaz de vencer a la oscuridad y revivir todas las mañanas se le llegó a denominar INVICTVS, invencible. Es un término sirio/árabe que desde Alejandro Magno los emperadores más absolutistas a la par que los que se declaraban dioses en vida siempre llevarán consigo.

Durante los últimos siglos del Imperio Romano todos los emperadores se hacían llamar Invictus, y pocos paganos discrepaban en la primacía del Sol como dios principal, siendo el resto de los dioses una especie de ministros, o servidores. Pero cuando Constantino asumió el poder la cosa cambió, a pesar de que siempre tuvo inclinaciones solares hasta el final de sus días, durante los últimos quince años de su reinado escorándose un poco hacia el cristianismo, tanto que Constancio II, su hijo y siguiente emperador, fue un cristiano radical.

Lo que parece evidente es que el amigo Constantino aprovechó que el culto solar tenía muchos rasgos semitas para mezclarlo con el cristianismo; a esta mezcla le llamamos Iglesia Católica e Iglesia Ortodoxa (no obstante no os lo flipéis protestantes, judíos, y musulmanes, que vosotros también tenéis vuestras reminiscencias paganas). Los cristianos se negaban a adorar a los dioses, excepto en no pocos casos al Sol, por tanto esta solución intermedia parecía la más adecuada. De todas formas su hijo fue quién convirtió verdaderamente a Roma en un Imperio Cristiano, porque su padre seguramente identificaba a Sol con Cristo.

Muchos cristianos no sabían diferenciar entre Sol/Helios/Serapis/Apolo/Mitra y Cristo, y sino de dónde creéis que salió esa frase que dice Yo soy la luz. El papa León Magno en un sermón 27 les hecha la bronca a los cristianos por confundir a Cristo con el Sol, y por hacerle reverencias a éste desde puntos altos. De la misma manera carga contra la astrología, a la vez que insiste en que la luz que recibimos todos los días no es la de Cristo, porque el Sol es una creación de Dios.

Pero la prueba del algodón la tenemos en un sermón atribuido a Juan Crisóstomo denominado De Solstitiis et Aequinoctiis. Decía lo siguiente:

Más también el Señor nació en invierno, el 24/25 del mes de diciembre, cuando las olivas maduras se prensa, para que salga la unción, es decir el crisma. Pero ese día lo denominana también la Natividad del invencible. ¿Y quién es tan invicto como Nuestro Señor que sometió y venció a la muerte? O lo llaman Natividad del Sol, aludiendo al sol de justicia de que habló el profeta Malaquías.

Por si fuera poco un obispo sirio del siglo XII, Bar Salibi, confirma que los cristianos suplantaron esta fecha destinada al Sol, ya que antes se celebraba el 6 de enero. La mayor parte de los padres de la iglesia se apresuraron en negar esto, y atacaron al Sol, su gran rival. Pero lo único evidente es que las promesas de inmortalidad de Sol/Helios del final del paganismo, en lo básico eran exactamente iguales a las de Cristo. De esta manera fue fácil cristianizar a toda una población pagana.

Un ejemplo claro lo tenemos en Harpocrates, Horus recién nacido, se representa como un niño, que representa al sol naciente y el del invierno, en el regazo de Isis, o la propia expresión Natalis Invicti que nos habla de un nacimiento, porque ese es el significado de Navidad, y de ahí viene la palabra natal, referido a la tierra, o prenatal. El Sol nace por tanto en esa fecha.


Isis con Harpocrates y María con Jesús.

Por si fuera poco el árbol de navidad proviene del paganismo germano, y la tradición de hacer regalos por estas fechas proviene de las Saturnalias romanas. Curiosamente lo más cristiano que hay es Papa Noël, que no es más que un obispo bizantino llamado San Nicolás.

Por último os pido que le echéis un vistazo a las siguiente tres fotografías.Os pongo en contexo: San Pablo rajába de las barbas y los pelos largos, lo siento pero los judíos y los cristianos de esa época eran de todo menos barbudos, ya que esa era el estilo de muchos dioses y filósofos. Si os digo que Egipto era uno de los lugares donde se hizo más fuerte el cristianismo, y que Serapis era un dios solar greco/egípcio identificado con el Sol Invictus, y que éste último siempre era representado con un halo, aunque sin barba ¿Cómo se os queda el cuerpo con estas fotos?


Sol Invictus de un mosaico de El-Djem (Túnez)

Serapis del Metropolitan

Cristo en un mosaico de Santa Sofía (Constantinopla)

Con todo y con esto, lo importante de estas fechas no es eso sino lo que para cada uno significan. A algunos no les gustan nada, a otros en parte, y otros les encanta. Así que desde Esternocleidomastoideo, antiguo Nunca Me Entero de Nada, os deseo Feliz Navidad, y que paséis buena noche en compañía de los vuestros.

8 comentarios:

dEsoRdeN dijo...

cuando alguien me dice que si no quiero comerme todo el texto vaya "a los ÚLTIMOS SEIS párrafos" se me enciende una luz de alerta roja... XD

odio la navidad!

NaoBerlin dijo...

Desorden!!!! Oye, pues si te has leído todo este tocho te has ganado todavía más mi respeto y consideración, porque yo seguramente pasaría de largo xD

La navidad tiene sus cosas malas y buenas. Si tengo hijos seguramente la vuelva a disfrutar a lo grande.

Incluso así Feliz noche :)

Menda. dijo...

Voy a ser sincera, me he ido a los últimos párrafos, jajajajajajaj!

Feliz Navidad, gallego!

NaoBerlin dijo...

Fixeches ben xD Es que iba a ser un post corto, pero me lié y salió esto.

Bo nadal (madrileña?)!!!!

iaGo dijo...

Interesante post. Sabia que el sol siempre fue importante, pero no hasta ese punto. Mira tu... En fin, eso no quita que me siga gustando la navidad, ya que el motivo es lo de menos, lo importante, antes eran los regalos, ahora los amigos que vuelven, las cenas, y esas cosas... Feliz navidad!!

NaoBerlin dijo...

no te acostaras sin saber una cosa más xD Boas festas Iago!!!

Tani dijo...

jajaja, si eres un amor, hasta nos avisas que nos saltemos lo que has escrito sobre la navidad.

Bueno, sólo me queda felicitarte y desearte que celebres lo que celebres de la mejor manera. Yo no soy navideña, pero me gusta que esto sirva de pretexto para dar un pelín de amor.

Un beso, Santi, disfruta

NaoBerlin dijo...

Celebro la navidad, la cebebro:). Lo que pasa es que soy un poco cenizo xDDDD

Yo quería que este post fuera más pequeño, pero en fin me he enrrollado y la he liado parda jajaja.

Feliz Navidad, biquiños