domingo, 4 de julio de 2010

Hoy en ¡Ay omá qué rica!... Diane Lane

Buenas tardes noches tengan ustedes.

Hoy nos vamos a arreglar, a la moda de finales de los años 20 y principios de los 30, para hablar de una de esas mujeres que como te miren te hipnotizan, y en fin por ahí suelen venir los problemas con ciertas féminas. Es por así decirlo, a modo de símil, como el canto de las sirenas de la Odisea, sabes que no debes escucharlos pero no hay tu tía.

Siempre suelo decir que si una mujer tiene un buen cuerpo, una cara de ensueño, una mirada intensa, es inteligente, y sabe como utilizar sus encantos, échate a temblar porque te llevara por donde quiere... En resumidas cuentas, ella es así en esta película.

No es que, a priori y bajo mi poco experto ojo peliculero, tenga una filmografía tremendamente interesante esta chica; por tanto no he visto muchas películas en las que aparezca, pero cuando hace poco vi a Daine Lane con sus 19 añitos en Cotton Club comencé a ponerme más que nervioso…

Y las cosas que tiene la vida, el sábado mientras estaba paseando por Recoletos entré en una exposición sobre surrealismo, bastante interesante por cierto; destacaría muchas cosas pero lo cierto es que de ella me gustaría mentar al salido de Man Ray. Esta imaginativa y erótica fotografía no estaba en la exposición, pero ya entenderéis porqué la cito.





Como veis el amigo Coppola nos hace un guiño cultural muy sugerente e interesante. El video que adjunto más abajo recoge las escenas más interesantes de esta mujer en plena pugna con el colega del Dalai Lama. Ya lo dije más arriba, los hombres somos unos pardillos en ciertas ocasiones, pero lo peligroso también le atrae a uno. En gran parte es lo que le sucede a Richard Gere, la detesta por ciertas actitudes: Su avaricia desmedida, sus ansias de poder, incluso cuando su lascivia no se apaga después de asistir a un crimen brutal. Vicio y poder: combinación peligrosa pero que atrae a no poca gente...

No podría dar paso a las imágenes antes referidas (son 11 minutos aviso) sin mencionar el momento tensión sexual-pelea... para qué engañarnos, también me encantaría pelearme con alguien así ahora mismo.



Vista la carencia de imágenes de Diane Lane durante el film en la red, me veo obligado, ¡Oh desgracia!, a recurrir a otras fotos de épocas posteriores, algunas incluso algo recientes ya que no debemos olvidar que tiene 45 años; por tanto una M.I.L.F. en toda regla, aunque tengo que confesar que a pesar de estar increíblemente bien, salvo honrosas excepciones, ese yo qué sé, que qué se yo, que yo qué sé que tenía en su postadolescencia no se lo he vuelto a ver.







Espero que se disfrute el material.

4 comentarios:

NaoBerlin dijo...

He tenido un problema logístico y he tenido que reeditar el post.

Yo no le veo tanto parecido, aunque puede que por como está en la última foto, supongo que el pelo influirá, igual tiene un aire.

Biquiños

susana moo dijo...

Me encanta la escena del guapísimo trompeta Gere, seducción bien contada.

NaoBerlin dijo...

Como dicen en Muchachada Nui, no diga cine diga Coppola xD

wiskas steaua dijo...

Susanne moo te parece excesivamente guapo el trompetista de cotton club?