miércoles, 30 de junio de 2010

La triste realidad


¿Qué sentido tiene estar con alguien que no quiere estar contigo? ¿Qué sentido tiene suplicar nada una vez que quieres las cosas con libertad y sin imponer? ¿Qué sentido tiene nada si esa persona te necesitaba más de lo que te quería? ¿Qué sentido tiene intentarlo si pienso que hace incluso años que no me desea? Las taquicardias abrasivas han desaparecido ya hace semanas, pero aún así todavía hay un resquicio de mí que no se acaba de creer lo que está pasando, que creyó, en gran parte inducido por ella, que esto iba a durar eternamente, que no podría haber nada en este mundo que nos separara; pero todo eso era lógicamente mentira y en mayor medida es lo que ha propiciado lo que ha pasado.

Ahora uno entiende ciertas actitudes, rechazos, y no sé... aunque algunas veces se me pasara por la cabeza dejarla en momentos difíciles, siempre había algo que me frenaba en seco, unas veces sus argumentos, y otras los buenos momentos, el conversar con ella, y ¡Su sonrisa! Su sonrisa que lo solucionaba todo… otras, porqué negarlo, el pecado de la carne porque somos humanos ¿No? Consiguió frenarme dos veces para que siguieramos juntos mientras yo no he sido capaz de pararla ni una sola vez...

Pensaba en un principio, intentando razonar lo sucedido:

Es el apego que tienes, ya verás como todo va a ser más fácil de lo que piensas.

Pero no es así, seguramente una parte no quiere que se vaya por ese motivo, el miedo a la soledad, pero estaría faltando a la verdad si afirmara que ese es el leitmotive, las cosas no son tan simples; además de todos los clichés sobre el respeto, la empatía, y el cariño, uno comprende que quiere a alguien cuando realmente admira a la otra persona, y yo la admiraba de verdad aún con sus defectos, incluso diría que también a estos.

Pero en fin, que le vamos a hacer; si alguien te deja de querer y ya sólo siente por ti cariño y respeto tendrás que buscarte la vida de otra manera, olvidarte de ella en la manera que puedas, e intentar vivir lo mejor posible para que así otra persona ocupe su lugar cuando estés en condiciones de poder hacer lo propio; pero ya dije en alguna ocasión que estas cosas no se buscan, aparecen súbitamente en el momento adecuado. Nunca será lo mismo, cada uno de nosotros somos irrepetibles en lo bueno y en lo malo, eso lo tengo clarísimo, y por eso siempre la echaré de menos. Con la próxima será diferente, espero mejor pero no lo sé.

Esa es la razón por la que nunca concordaré con la tan manida frase que me han repetido algunas personas, creo que incluso ella, seguramente se lo agradecerás con el tiempo, yo no lo veo de esa manera, además ¿Y si no fuera cierto? Seguramente nadie pensó en esa pequeña posibilidad. Todo se basa en motivos individuales inequívocamente, aunque intentemos disfrazarlo y confortarnos con lo colectivo. El ser humano tiene instinto de supervivencia, de manera que es capaz de adaptarse a las distintas situaciones adversas que se le presenten, y lógicamente avanzar; por lo tanto son cosas distintas.

No obstante siempre he procurado respetarla, y por tanto no me queda más remedio que aceptar de facto los hechos tal y como son si piensa que es lo mejor para ella, aunque sepas que ya nunca volverás a formar parte de su vida, puede que sí residualmente, o puede incluso que en honor a la verdad ni siquiera puedas permitirle a tu alma ocupar ese lugar. Nadie es imprescindible, es la lección fundamental que saco de todo esto, salvo tus progenitores todo se puede sustituir de una manera u otra, con dolor, pero supongo que será posible.

Y todo esto a pesar de que indudablemente, quejumbrosamente, tendrás que aceptar que más pronto que tarde otros brazos la rodearan y le harán jadear, ocupando el lugar que tú ostentabas no hace mucho, incluso puede que muchísimo antes de lo que ella piensa ¿Dentro de unas semanas? ¿Mañana? ¿Ya ha pasado? Nada de lo que le concierne a ella me concierne a mí, su mundo ya no será jamás mi mundo. Este pensamiento me atormentó en el pasado antes de salir con ella, y me atormenta ahora pensando en el futuro, cada vez menos pero lo hace todavía; lo superaré al igual que hice con Silvia, la cual me hizo perder la cabeza de manera demencial. Sé que esta vez todo irá mejor.

Porque sí, las mujeres siempre tendréis a alguien detrás de vosotras, no hará falta que mováis un dedo para que alguien intente indagar en vuestra vida. No digo que pase todos los días pero es ley de vida, es biología pura y dura. Siempre seréis exhibicionistas en mayor o menor grado, porque está en vuestro adn atraer las miradas masculinas, y eso os sube el ego, os hace sentir más mujer.

Nosotros tendremos que esquivar la competencia, en el mejor de los casos, o enfrentarnos a ella, en el peor. Un tío tendrá que hacer de tripas corazón para hablar con una chica tragándose su timidez, en el caso de que tenga esa característica, si quiere hacer algo con ella.

El otro día hablando con un chico de mi residencia llegamos a una conclusión:

Si llegas aquí siendo tío nadie va a hacer nada por hablar contigo a menos que seas tú quien rompa el hielo, pero si eres tía ya tienes todo el trabajo hecho, aunque haya mucha morralla…


Bien es cierto que por haber aquí no hay ambiente de nada, y que aunque me llevo bien con ciertas personas, mi vida está más fuera de aquí que entre estos muros de cemento. De esta manera reflexionando llegué a la conclusión de que este lugar es como una versión simplista de lo que son las relaciones entre hombres y mujeres.

Ellas también tienen una cosa que nosotros no tenemos, y es el reloj biológico. Una chica sabe perfectamente cuando se le va a pasar el arroz, instintivamente supongo, y eso decididamente influye en su comportamiento ante la vida de una manera o de otra; por tanto una parte nada desdeñable de su ser quiere algo fijo y estable, aunque no os confiéis campeones porque también tienen otra versión que a veces es la parte predominante. Por otro lado en nuestro caso si no eres estéril serás fértil hasta que te mueras, y por tanto en ese sentido somos más libres e, y porqué no decirlo, inconscientes.

Un buen día me revelé contra esto (la biología), le planté cara, abandonándome de manera exagerada. Mientras todo el mundo estaba como una moto a poco que asomara un escote o unos Lois ajustados, ¡Qué recuerdos!, poco a poco me volví inmune sin pretenderlo hastiado del mundo. Lo curioso es que lo ves todo de manera más clara, más diáfana, sólo hay personas, no hay hombres ni mujeres, y descubres que en el fondo no somos tan diferentes. Aún así nos esforzamos por ver las cosas desde dos perspectivas distintas e irreconciliables, que en teoría son complementarias cuando en realidad no es del todo cierto, no hay tanta diferencia. La verdad es que no conozco a nadie que le haya pasado esto, ni siquiera mínimamente.

Hoy todo es diferente, esa etapa pasó a mejor vida aunque desconozco si podría volver, y el calor hace mella en mí como al que más. Es curioso comprobar cómo paseando por la vía pública, algo que últimamente hago sobremanera, encuentro miradas anónimas intentando diseccionarme, algunas veces respondo con la misma intensidad, si la ocasión lo merece, y otras agacho la mirada cuando me encuentro imbuido en mi propio mundo. No pretendo ir de creído pero esas cosas pasan, de la misma manera que otras veces me ha tocado sufrir la cruz en el trato con las féminas, como ahora mismo.

¿Cómo afrontaré de ahora en adelante mi recién estrenada soltería? En primer lugar intentaré sentirme bien conmigo mismo, siendo honesto con lo que hago y con los demás. Y en segundo lugar cuando consiga borrarla de mi cabeza lo suficiente como para poder rehacer mi vida, no le pondré diques al mar, e iré a por lo que quiero, qué sea lo que dios quiera, donde quiera que sea, y con quien quiera que sea.

Ahora mismo no estoy mal, simplemente estoy; supongo que ya queda menos para que un buen día, dentro de x tiempo,me levante de la cama con ganas de comerme el mundo y ella, por tanto, haya dejado de existir para siempre.

4 comentarios:

Tani dijo...

Santi, Santi, uuuhm, no estoy de acuerdo con todo lo que dices, vamos, no todas somos unas exhibicionistas, ni estamos vendiendo la carne como si fuéramos ganado. Al menos yo no soy así.

Dejando claro lo anterior te diré que me alegra leerte más seguro, conciente de cosas que pasan, que piensas y que siente o sintió tu ex. Mira, aunque una relación dure muchos años, cuando las cosas no funcionan es mejor que se termine todo.
Mira, a nuestra edad tenemos la vida por delante, vendrán más amor, personas, pasión, sensaciones, ya verás. No me extraña que algunas chicas te miren, seguramente no es la primera vez, solo que antes no lo querías ver. Además tu tienes algo que no todos los chicos tienen y es inteligencia, personalidad, calidez, eres un hombre muy interesante, por lo poco que te conozco creo que cualquier chica podría enamorarse de ti.

Muaaack, ya puedes recuperar tu color normal

NaoBerlin dijo...

No me refiero a exáctamente a eso Tani, hay cosas más sutiles, pero que atraen las miradas de igual forma. Yo sí creo que os encanta que os observen, a todas sin distinción, claro que después hay grados y grados.

Dándole vueltas a las cosas, la decepción que me está causando esto es el mejor acicate para tirar con más fuerza, no sé la razón pero funciona. Es libre para hacer cuanto le plaza, pero como ya dije en un post, si no quiere seguir ella se lo pierde, poca gente la va a querer como yo la he querido; y no lo digo con segundas, lo digo porque lo sé. Estaré bien en breve, estoy seguro.

Y por la parte que me toca muchas gracias, me voy a poner colorado. Pocas veces se conoce a una futura profesora de universidad :) a mí también me interesa mucho la política por cierto.

Gracias por los ánimos de verdad. Biquiños guapísima.



Y por lo otro no sé, me voy a poner colorado como un tomate

Tani dijo...

Bueno, has visto que tu amiga Tani es sensible (jijiji)
No te pongas colorado, eres un chico muy interesante, de verdad. Si alguna mujer no te quiere ella se lo pierde y tu te lo ahorras.
Tu ex nos (te) lee?

Muaaack, cielo, buen día

NaoBerlin dijo...

No creo que le importe ya lo más mínimo como para leerme...