jueves, 10 de junio de 2010

Sabes donde y cuando...



Antes de leer el post entero, y llegar a la letra, creo que sería más interesante que escucharais la canción, ver que os sugiere, comprobando acto seguido si se corresponde vuestra impresión con la letra. Seguramente alguno pensará, ¡Menuda estupidez! Me explico:

Este tema, difícil de escuchar advierto, pertenece a un género musical denominado shoegaze que proliferó en las islas británicas a finales de los 80 y principios de los 90. Una de las características de este estilo son las voces cuasi angelicales en compañía de guitarras bastante distorsionadas aunque a la par melódicas.

Los intengrantes de esta escena musical se ganaron una gran fama de chicos tímidos, nada que ver con los grupos metaleros de la época, porque no miraban a la gente en los conciertos. Lo cierto es que esa obsesión por mirar al suelo estaba más en relación con controlar con los pies los efectos de sus instrumentos, es decir: No querían cagarla.

La canción en cuestión es bastante etérea; no creo que hayáis escuchado nada parecido a menos que seáis duchos en la materia, en ese caso no os voy a explicar nada que no conozcáis.



(No leer a menos que hayáis escuchado la canción, o que os la pele lo que dije anteriormente, lo cual es muy respetable, o en el caso de que estéis hastiados)

Mi relación particular con esta pieza es bastante curiosa; antes de pensar que estaba inequívocamente relacionada con el sexo, pensaba más en una vinculación irremediable con en el mundo espiritual, místico, de la taumaturgia, o vete tú a saber qué cosas más allá de lo que cualquier persona pueda imaginar.

Pensaréis que estoy loco, pero es de mis temas favoritos, de esos que te ponen la piel de gallina, de esos que hacen que notes algo inexplicable en el pecho; alguno pensará ¡Un cáncer de pulmón trastornado! Pues no, no fumo.

En su día he llegado a tener hasta una etapa asexual, que por otra parte ahora mismo no viene a cuento porque sería enormemente tediosa la explicación de los motivos que me llevaron a ella, que me hacía ver las cosas desde esa perspectiva. Superado ese período y con la letra en la mano, no hay porque pensar mal, inequívocamente asocié su significado a caricias, besos, sudores, altas temperaturas, uñas que se clavan desesperadamente en piel ajena, labios carnosos que recorren otros espacios, lenguas juguetonas, manos deslizándose por curvas sugerentes, idas y venidas interminables… ¿Esto tendría que estar reñido con lo onírico?

Lo más curioso de la historia de esta canción es que el guitarrista con pelos a lo Juan Tamariz, Kevin Shields el autor de la letra, la escribió pensando en Belinda Butcher, cantante y guitarrista, cuando todavía estaban juntos. El disco al que pertenece la canción se llama Loveless, desamor, y obviamente tiene una temática en consonancia con el título ¿Cómo te puedes sentir cuando cantas sobre tí desde la perspectiva de tu exnovio? No lo sé, pero debe ser bastante inquietante…

Seguramente la mayoría no conozcáis a My Bloody Valentine, para muchos entre los que me incluyo un grupo de culto, pero si habéis visto Lost in Traslation puede que ya conozcáis una canción.

Letra traducida:

Beso
tu miedo,
tu rosado botón,
deslizándose por mi boca.

Resbala
tu vestido,
por encima de tu cabeza,
es demasiado largo.

Sigue

Sigue

Sigue

Sigue

Sigue
hasta el final,
porque de esa manera
lo alcanzarás también.

Mueve
tu cabeza,
vuelve otra vez,
sabes dónde y cuándo.

Sigue

Sigue

Sigue

Sigue

2 comentarios:

Tani dijo...

Es una letra tremendamente sexy, con una carga erótica muy interesante, fina diría yo.
Eso de la etapa asexual tiene que ser una broma, quien renunciaría al placer? En caso de que sea verdad (que creo es el caso) requerirá un post detallado, claro y convincente.
Muaack!

p.d. Como debo llamarte?

NaoBerlin dijo...

Es posible si te alejas demasiado de todo, o si el mundo se vuelve en cierta manera hostil a tí, como fue mi caso. Ya lo explicaré, no sé cuando pero ya lo explicaré. Lo curioso es que sucedió dos años después de haberlo dejado con mi primera ex.

Ahora mismo ya no estoy en esa etapa gracias a María, mi ex; de hecho a pesar de la tristeza con las altas temperaturas que hay en Madrid ahora mismo, y lo ligeritas de ropa que van las chicas por la calle, uno lo pasa francamente mal xD

Santi, así me llamo :)

Biquiños guapa.